1419-D-2020 | Declarase de interés el «Grupo psico-socio-educativo para hombres que ejercen violencia a la mujer».

PROYECTO DE DECLARACION

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declara de interés el “Grupo psico-socio-educativo para hombres que ejercen violencia a la mujer” que funciona en el Hospital General de Agudos Dr. Teodoro Álvarez, por sus 10 años de trabajo.


FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:
El grupo psico-socio-educativos para hombres que ejercen violencia a las mujeres es un espacio de abordaje que funciona en el Hospital General de Agudos Dr. Teodoro Álvarez gracias al trabajo de un grupo de profesionales de la salud que trabajan ad-honorem, el cual celebra sus 10 años de trabajo para erradicar la violencia machista hacia a las mujeres y las/os niñas/os y adolescentes.
En el marco de la ley de protección integral a las mujeres, N° 26.485, para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, es de suma importancia este dispositivo, ya que es uno de los pocos que trabaja con la problemática de esta población dentro del sistema de salud público de C.A.B.A. El mismo tiene como objetivo principal el cuidado y la defensa de las mujeres, así como la protección de los/as niños/as y adolescentes de todos los tipos de violencia de género existentes. Otro de sus objetivos, es la reducción de los comportamientos violentos, los cuales son difíciles de eliminar porque están enraizados en un aprendizaje dentro de esta cultura patriarcal y machista. Varios de los comportamientos mencionados son reconocidos como la punta del iceberg, ya que por debajo de estos se encuentran los pensamientos, las creencias y los sentimientos que tienen los varones y que son los que van a originar y definir el comportamiento violento.
Actualmente, existe la necesidad de erradicar la violencia hacia las mujeres no sólo trabajando y abordando el tema con las mujeres que son víctimas, sino que también, y sobretodo, con los hombres. Estos grupos de trabajo sostienen que el cambio se tiene que dar tanto en la persona que está sufriendo la violencia, pero, si no se aborda el trabajo con los agresores, estas situaciones podrían seguir repitiéndose.
En esta línea, poder trabajar y hacer un abordaje específico hacia hombres que han tenido algún tipo de violencia a su pareja, actual o pretérita, sea en una relación de noviazgo, de convivencia o en un matrimonio, implica que la forma de relacionarse pueda modificarse y puedan tener una construcción y una pareja distinta.
Dentro de las particularidades del grupo psico-socio-educativos para hombres que ejercen violencia, la duración de trabajo que se plantea, es de un año como mínimo con grupo abierto, pero con la idea de un seguimiento de dos años más para poder realizar un trabajo de desindentificación. Con esto, los cambios que se producirán no serán solamente de su comportamiento sino que abarcaran los pensamientos y las emociones.
Sobre el perfil de la persona que ejerce violencia de género, estos dispositivos sostienen que no todos los hombres que ejercen violencia tienen las mismas características, por ende, se debe armar los criterios de inclusión y exclusión de quienes ingresan a un dispositivo y lo que es el proceso de admisión que debe ser exhaustivo y arduo dirigido por profesionales que deben verificar cuales son aptos.
A su vez, estudios realizados indican que de la población de los hombres que ejercen violencia hacia las mujeres, solo un 20% poseen trastornos psicopatológicos. Lo que significa que el 80% de los varones que ejerce violencia de género no tiene ningún trastorno psicopatológico. Desde ese lugar, estos hombres no son considerados como personas que necesitan una orientación particular del tratamiento por cuestiones psicopatológicas, sino que la construcción de la masculinidad que tuvieron durante toda su vida provoca la violencia de género.
Los datos recabados en 2019 por el Observatorio de violencia de género “Ahora que sí nos ven”, son cerca de un femicidio cada 24 horas. En el último mes de ese año, hubo un saldo de 30 mujeres asesinadas.  Según se observa en la estadística que la entidad difundió, desde el 1 de enero y el 30 de diciembre de 2019, se registraron 327 femicidios. Con esta cifra, habría cerca de una mujer asesinada cada 27 horas. Sin embargo, como existen una gran cantidad de delitos de violencia de género que no se registran como tales, estiman que la cifra podría llegar a ser cerca de un femicidio cada 24 horas.
Otros datos registrados por el Observatorio, fueron que el 67% de los casos, los autores de los crímenes son parejas o ex parejas de las víctimas. En ese sentido, los 327 femicidios registrados dejaron un saldo de 235 niñas/os huérfanas/os. Asimismo, en el 63% de los casos, el asesinato se comete en la vivienda de la víctima, el 27% en la vía pública y solo un 5% en la vivienda del agresor.
Según la Oficina de Violencia Doméstica (OVD), en el primer semestre de 2019, el 46% de las personas afectadas por hechos de violencia doméstica son mujeres a partir de 14 años que tienen un vínculo de tipo pareja con el agresor. Entre los casos con mujeres afectadas por hechos de violencia en vínculos de pareja, 37% ingresaron a la OVD derivados por Fuerzas de Seguridad (Policía de la Ciudad de Buenos Aires, Prefectura, Gendarmería y Comisaría de la Mujer -Prov. de Bs. As.-); 13%, por haber realizado una consulta o denuncia anterior en la OVD; 10%, derivadas por profesionales de la abogacía; 7% por referencias de otras personas; 7% derivadas por la Línea 144; 5%, por el Programa “Las víctimas contra las violencias”; 5%, por el sistema de justicia y; 3%, por la Dirección General de la Mujer. A su vez, el 99% de las mujeres afectadas relató hechos de violencia psicológica; el 82%, de tipo simbólica; el 63%, de violencia física; el 41%, económica patrimonial; el 37%, ambiental; el 21%, social y; el 12% sexual. Entre las mujeres afectadas, el 64% tienen un vínculo de tipo ex pareja con los agresores; el 19%, convivientes; el 14%, cónyuges y; el 3%, novios.
Para finalizar, la coordinación de los grupos psico-socio-educativos para varones que ejercen violencia de género se encuentra dirigida y coordinada por profesionales altamente capacitados en la temática, trabajando siempre con perspectiva de género y desde los derechos humanos. Entre ellos, se pueden mencionar a Amalia E. Barcan, Alicia Claudia Carpossi y Aníbal Eduardo Muzzín, quien coordina el grupo psico-socio-educativo para hombres que ejercen violencia de manera ad honorem. A su vez, resaltamos la importancia que dichos dispositivos puedan ser incorporados y jerarquizados con presupuesto específico.
Por todo lo expuesto solicito la pronta aprobación del presente proyecto.


Habilidades

Publicado el

junio 24, 2020