975 D 2022 | INFORMES ACERCA DEL PLAN DE REFORESTACIÓN


PROYECTO DE RESOLUCIÓN


Artículo 1º.- La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires solicita al Poder Ejecutivo que, a través del organismo correspondiente, y en un plazo no mayor a 30 (treinta) días de recibida la presente, informe acerca de los siguientes puntos vinculados al Plan de Reforestación impulsado en septiembre del 2021 que tenía como objetivo la plantación de 16.000 ejemplares arbóreos.
Informe acerca del Plan de Reforestación anunciado por el Gobierno de la Ciudad en el año 2021. Adjunte documentación al respecto.

Informe acerca de cuantos ejemplares se plantaron en la Ciudad de Buenos Aires en el año 2021. Indique ubicación y fechas de plantación de cada uno.

Informe acerca de cuantas planteras vacías existentes se lograron reforestar. Indique cantidades y ubicación por fechas.

Informe acerca de cuantos ejemplares extraídos se repusieron. Indique las especies que existían que fueron extraídas y cuales se repusieron para cada caso, por fecha y ubicación.

Informe acerca de las especies arbustivas y herbáceas que se plantaron. Indique ubicación de las mismas y fecha de cada plantación.

Informe acerca de que políticas de cuidado y preservación se realizan sobre los ejemplares arbóreos y arbustivos plantados. Adjunte documentación al respecto.

Informe a través de que empresas, asociaciones o entidades se realizaron las plantaciones. Adjunte contratos, gastos y documentación al respecto.

Informe sobre las plantaciones que se realizaron en los nuevos barrios y espacios públicos en el marco del Plan de Urbanización y Construcción de Viviendas de la Ciudad. Indique que barrios, espacios públicos, por fecha y ejemplares plantados.

Informe como el Plan de Reforestación se enmarca en el Plan Maestro de Arbolado Urbano. Adjunte documentación al respecto.

Informe sobre como el Plan de Reforestación se enmarca en el Plan de Acción Climática. Adjunte documentación al respecto.

Informe si hubo instancias participativas para la elaboración del Plan de Reforestación. Adjunte documentación al respecto.

FUNDAMENTOS


El presente pedido de informe surge de la necesidad de conocer los resultados del Plan de Reforestación que anuncio el Gobierno de la Ciudad en el año 2021.
Según la página del Gobierno, la Ciudad debía plantar durante 2021 más de 16.000 nuevos árboles, que se sumarían a los más de 430 mil existentes. También se ocuparían planteras vacías y se repondrían ejemplares extraídos. A su vez, se preveía llevar el Plan de Forestación a nuevos barrios, complejos habitacionales, boulevares, laterales de vías y autopistas.
También el Plan señalaba que, en concepto de prueba, se plantarían especies arbóreas autóctonas, así como también arbustos y herbáceas. Estas últimas, en espacios verdes, para optimizar la biodiversidad.
El Plan de Forestación también alcanzaría a los nuevos barrios y espacios públicos construidos en el marco del Plan de Urbanización y Construcción de Viviendas.
Los/as habitantes de la Ciudad de Buenos Aires tienen el derecho constitucional a un ambiente sano y equilibrado y a la preservación del patrimonio natural.
El arbolado urbano es una herramienta con la que cuenta la ciudad para moderar, amortiguar o mitigar los efectos del cambio climático. Las intervenciones realizadas indebidamente y sin control sobre el patrimonio arbolado de la Ciudad violan la Ley 3871 de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático, así como también los lineamientos del Plan de Acción frente al Cambio Climático 2020 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Es importante destacar la importancia que tienen los árboles en dicho sentido, fijando el dióxido de carbono, principal causante del calentamiento global, a la vez que liberan oxígeno. Según la FAO, un árbol grande puede absorber hasta 150 kilos de CO2 al año. Además son excelentes filtros para los contaminantes urbanos y las micropartículas sólidas que se producen durante la combustión de combustibles fósiles. Absorben gases contaminantes como monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, ozono y óxidos de azufre. Filtran partículas finas como polvo, suciedad o humo del aire adsorbiéndolos  sobre las hojas y la corteza.
Los árboles de follaje frondoso, además de los beneficios anteriores, reducen la contaminación acústica, que queda atenuada por los follajes, y la contaminación visual, tan agobiante en nuestra ciudad, debido principalmente a los carteles publicitarios. Funcionan como cobijo y hábitat de fauna aumentando y sosteniendo la biodiversidad urbana. Contribuyen a la regulación térmica (en las calles arboladas de follaje frondoso se observa disminución de la temperatura de hasta 9 y 10 grados Celsius), con lo que pueden llegar a reducir en verano la necesidad de aire acondicionado en un 30% y las facturas de calefacción en invierno entre un 20% y 50%. Regulan el flujo del agua y ralentizan la caída de la misma, lo que es de suma importancia en eventos de precipitaciones copiosas cada vez más frecuentes debido al cambio climático. También desempeñan un papel clave en la prevención de inundaciones y en la reducción de riesgos de desastres naturales. Un perennifolio o árbol maduro de hoja verde permanente, por ejemplo, puede interceptar más de 15 000 litros de agua al año. La sombra de los árboles disminuye la evaporación del agua de los céspedes sedientos. A medida que los árboles evapotranspiran, aumentan la humedad atmosférica.
Según la FAO,  pasar tiempo cerca de los árboles mejora la salud física y mental, aumentando los niveles de energía y la velocidad de recuperación luego de enfermedades o cirugías, a la vez que disminuyen la presión arterial y el estrés. Disminuyen el sonido de las calles y autopistas cercanas y crean una agradable cubierta de verde, lo cual mejora el impacto visual de la ciudad. También reducen la exposición a los rayos UV-B en aproximadamente un 50%, protegiendo la piel de la radiación ultravioleta que puede producir cáncer.
Un estudio realizado por  Scientific Reports ha demostrado que los pacientes que pueden ver árboles desde sus ventanas se recuperan más rápidamente de cirugías y enfermedades, reduciendo complicaciones. Los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad muestran menos síntomas cuando tienen acceso a la naturaleza. Estar entre los árboles y la naturaleza mejora la concentración reduciendo la fatiga mental. Además sostiene que el olor de los árboles también beneficia nuestra salud. Esto se debe a que los árboles secretan ciertas sustancias, conocidas como fitoncidas, que se han relacionado con las mejoras en la defensa inmunológica, aumento del umbral del dolor y reducción de la ansiedad.
También, el arbolado urbano es parte del patrimonio ambiental y cultural de la Cuidad, formando la identidad e historia de los barrios y nuestra memoria social y personal.
El correcto cuidado, conservación y mantenimiento del arbolado público evitará podas, talas, trasplantes y extracciones inadecuadas, logrando conservar verdes, vivos y sanos los árboles existentes; de este modo y con la incorporación de nuevos ejemplares en las comunas, podrá lograrse el objetivo de transformar a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en una ciudad verde.
Es por ello que vemos con suma importancia conocer los resultados del Plan de Reforestación, para poder contribuir con herramientas legislativas al cuidado y preservación de las especies arbóreas plantadas.
Por todo lo expuesto solicitamos la aprobación del presente proyecto de resolución.

Habilidades

,

Publicado el

abril 5, 2022