La legisladora porteña y presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud, Laura Velasco, quien hasta el viernes pasado estuvo en Colombia como integrante de la Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos denunció que existe por parte del gobierno de Iván Duque “la intención de deslegitimar a quienes, desde las plataformas de derechos humanos, venimos planteando la necesidad de que cese la represión, se escuchen las demandas del pueblo colombiano y se cumpla con los compromisos del Acuerdo de Paz. El Estado colombiano debe ser investigado por la violación a los derechos humanos, tal como lo planteamos en el Informe Preliminar que presentamos ante la Comisión de Paz del Senado colombiano y la representante de la Alta Comisionada en DD.HH. de la ONU, y que fuera difundido en conferencia de prensa en la Ciudad de Bogotá por la Misión”.
 
Por otra parte, consideró que el hecho de jugar mañana, y con público, el partido de fútbol entre Colombia y Argentina es “parte de lo mismo, hacer de cuenta que acá no pasa nada, como sucedía en el mundial ‘78 en la Argentina, y con el agravante que en Colombia estas violaciones a los derechos humanos que se pretende ocultar ocurren en democracia”.
 
Y agregó: “La Comisión Interamericana de Derechos Humanos inicia su visita a Colombia, y este es un logro de quienes planteamos que la comunidad internacional debía hacerse presente. Vamos a hacer llegar a la CIDH el Informe Preliminar de nuestra Misión elaborado a partir de las denuncias que testimoniaron víctimas, familiares y organizaciones con base en las ciudades de Cali, Medellín, Pereira, Popayán y Bogotá”.
 
Para la legisladora, “el gobierno colombiano pretende minimizar las demandas sociales que se desataron en el Paro Nacional del 28 de abril y se sostienen en la movilización permanente desde entonces, ante el intento de avanzar con una reforma tributaria regresiva y la privatización del sistema de salud en plena pandemia. Se intenta invisibilizar las graves violaciones a los derechos humanos llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad en la represión a la protesta social con tratamiento de guerra y deslegitimar la tarea de quienes con mucho compromiso y seriedad trabajamos en la Misión  tras ser convocados por organizaciones sociales, de derechos humanos, sindicales y eclesiásticos para relevar denuncias, con el objetivo de contribuir al resguardo de la vida y la dignidad humana, garantizar la justicia y el cumplimiento de reglamentos, leyes y tratados internacionales en materia de defensa de los Derechos Humanos”.
 
“Es necesario que el mundo se entere de que en Colombia en democracia hay cientos de desapariciones y cuerpos que aparecen mutilados en un río o enterrados, decenas de homicidios, miles de personas heridas, cientos de mujeres y personas LGBTIQ+ víctimas de violencia de género, miles de detenciones ilegales, decenas de miles de persecuciones. Son ciudadanas y ciudadanos, manifestantes, líderes y lideresas sociales, paramédicos, indígenas, estudiantes, campesinos, infantes, afrodescendientes, trabajadores, enfermeras, defensores de derechos humanos, personas mayores, periodistas, religiosos, transeúntes, vendedores ambulantes, mujeres, diversidades, jóvenes, que piden por favor a la comunidad internacional que se haga presente ante el delito de lesa humanidad”, concluyó Velasco.